MI BITÁCORA.

Todos los días recuerdo mis sueños. Mis sueños me maravillan, por eso me gusta relatarlos.

Talentos legendarios.


A los diez mejores atletas del mundo se les denomina talentos, son extraterrestres son fuera de lo común, y los récords,  los realizan parte de estos talentos,  los llamados por los entrenadores, talentos extraordinarios. Aunque siempre solemos imitar sus entrenamientos para mejorar, ni por asomo nos acercaremos nunca a sus marcas. Cuando vivimos alguna vez cerca de alguno o convivimos su época, suelen ocurrir dos cosas:
                                             Efecto domino
                                                         Tenemos su motivación y divulgación, como he dicho de parte de sus técnicas, por lo que genera una masa de imitadores, y como yo lo veo, a mayor población de corredores, mayor será la aparición de buenas marcas.
                                           Efecto vacio
                                                       Son tan desproporcionados los resultados de estos, que a los demás mortales, nos desmotiva saber que nunca llegamos a realizarlas. Incluso algunos llegando a dejar la carrera.
                            Hoy os traigo una prueba de ello

Frederick Carlton "Carl" Lewis
                                                    Nació en Birmingham, Alabama, U.S.A. el 1 de julio de 1961. Especialista,  como se le conoció en pruebas de velocidad, y salto de longitud. Fue muy precoz empezando a competir a temprana edad, (13 años) en pruebas de salto, no obstante debido a su esprín, no tardo en realizar carreras de velocidad, consiguiendo destacar.
Carl Lewis consiguió ganar diez medallas olímpicas,  9 fueron de oro.  También ocho medallas de oro y una de bronce en los Campeonatos del Mundo de Atletismo, 1983 a 1993.
Con 19 años en 1980, el equipo olímpico americano, le selecciono, pero el boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú, retrasó su debut.
Posteriormente, Lewis consiguió  mejores marcas,  temporada, tras temporada,  en los 100 metros y en el salto de longitud, y marcas espectaculares  con una inquietante facilidad. Lewis se catapulto como uno de sus saltos al estrellato, participando en 1983 en los Campeonatos del Mundo de Atletismo inaugurales de Helsinki, Finlandia, donde se izo de notar por primera vez. Gran éxito internacional, consiguiendo la victoria en los 100 metros, salto de longitud y relevos 4 x 100 metros.
4 medallas de oros, en 1984, en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, igualando a Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.
1987, año en que cayó en desgracia Ben Johnson, por un positivo en doping,  y posterior pérdida de la medalla de oro en 100mts lisos. Lewis que fue plata así paso a ser oro, por lo que consiguió tres oros, salto de longitud y en los relevos 4 x 100 metros, los dos restantes. Esto ocurría en los Campeonatos del Mundo de Atletismo de Roma.
Juegos Olímpicos de Seúl, Lewis va haciendo leyenda. Consigue dos oros mas, siendo primer atleta en ganar la competición de salto de longitud en dos Juegos Olímpicos consecutivos.
En 1991, en la temporada catalogada por especialistas del tema, la mejor y más competitiva de la historia en 100mts, se desafiaron, Leroy Burrell a Lewis, este como buen compañero y profesional no dudo en dar todo un recital de competiciones a lo largo de esa temporada dejándonos a todos boquiabiertos,  pegados a la butaca literalmente, la calidad era apabullante, dominaron los dos,  todas las competiciones en las que participaron, el efecto domino fue inmediato ocho corredores más en las mismas competiciones rompieron la barrera de los 10´´, el primero fue Leroy, vatio el record de Lewis 9´´90, Lewis respondió con 9´´86, nadie se lo podía creer, parecían extraterrestres que venían a correr a la Tierra, ahí fue uno de sus grandes records mundiales.
Que el efecto domino os acompañe corredores.
Gracias. 
Joan Corre